Campeonatos Escolares 2016: Beneficios del Taekwondo sobre los más jóvenes

beneficios

Como cada año, en este 2016 han dado comienzo los Campeonatos Escolares de la Comunidad de Madrid de diversas modalidades deportivas, incluida el Taekwondo. A continuación, veremos en qué medida la práctica de este milenario arte marcial puede beneficiar en la formación personal de los más jóvenes.

El pasado jueves, 21 de enero, arrancaba de forma oficial la XII edición de los Campeonatos Escolares de Taekwondo, donde compiten jóvenes de entre 11 a 25 años (divididos en tres modalidades por edad: de 11 a 14; de 15 a 17; de 18 a 25) de diversos institutos de la Comunidad de Madrid con la ilusión de hacer la mejor actuación posible mientras disfrutan con la práctica de su deporte favorito. Se trata de una de las etapas del año más ilusionantes para los chavales más deportistas de los institutos, ya que pueden poner en práctica de forma oficial el aprendizaje adquirido durante sus entrenamientos.

Ese mismo 21 de enero comenzaba la fase preliminar, tanto de combate femenino como masculino, que duraría hasta el 11 de febrero, dando paso a la Fase Zonal. El  martes 23 de febrero, arrancaba la primera parte de la misma, conocida como Fase Zonal Capital. El próximo día 15 de marzo tendrá lugar la segunda parte, la Fase Zonal Exterior, donde competirán los clasificados procedentes de institutos de la periferia de Madrid. Finalmente, el 30 de abril tendrá lugar la Fase Final donde se decidirán los ganadores.

Taekwondo como filosofía: valores y principios

Se trata como decimos de unas semanas muy especiales para los jóvenes luchadores, donde el deporte en general, y el Taekwondo más concretamente, se convierten en su prioridad. Una disciplina deportiva que tiene sus singularidades con respecto a cualquier otro deporte, ya sea en equipo o individual. Cuando hablamos de singularidades, hablamos de una filosofía, de un estilo de vida y de pensar concretos, y como tal, aporta unos valores de suma importancia para el proceso formativo-educacional de los muchachos como personas. Una filosofía que bien enseñada es algo más que conocer una técnica de defensa personal, se trata de una postura de aprendizaje y, por ende, de sabiduría, donde saber evitar una pelea es mejor que saber pelear. Todo deporte aporta unos valores genéricos de superación, salud, motivación, pero el Taekwondo, además, se fundamenta en una serie de principios específicos básicos, que a continuación pasamos a detallar a la vez que vemos de qué forma beneficia a los niños que lo practican:

cortesiaCortesía (Ye Ui) - En este sentido, promueve entre los chavales el respeto al contrincante, y por tanto, a modo de extrapolación, a nuestros congéneres. Admitir humildemente los fallos cometidos y corregirlos, siendo condescendiente con los defectos y fallos ajenos. Promover en ellos un espíritu humanitario y de justicia.

integridadIntegridad (Yom chi) - Este valor hace referencia a la capacidad que ha de tener el taekwondista para discernir entre lo que es correcto y lo que no mediante la conciencia y a la capacidad, por tanto, de asumir supuestos errores. Este trabajo de integridad nos conduce a reconocer aquello que hacemos mal asumiendo la disculpa y remediando los fallos de forma activa. Este rasgo es de suma utilidad para la formación personal del pequeño taekwondista que tendrá que enfrentarse a numerosos obstáculos vitales durante su crecimiento y maduración.

PerseveranciaPerseverancia (In Nae) - Con ello aludimos a la paciencia. Fundamental para el proceso de aprendizaje tanto deportivo como personal. En este sentido, se le inculca al joven aprendiz la importancia de la capacidad para volver al inicio si es necesario, y que con la suficiente confianza, paciencia, preparación y ganas, ningún obstáculo es insuperable. En esta línea, el filósofo chino, Confucio, remarcó: “Aquel que es impaciente en cuestiones triviales, rara vez logrará éxito en cuestiones de mucha importancia”.

2315889_2608543_1416387641Espíritu Indomable (Baekjul oolgool) - Orientado a que el estudiante se enfrente a situaciones difíciles y chocantes con unos principios previamente adquiridos. Esto implica sentido de la justicia, honestidad y modestia. Si frente al taekwondista se presenta una situación de injusticia, éste ha de plantar cara sin temor, con espíritu indomable, sin dudas. Volviendo a Confucio: “Es un acto de cobardía no alzar la voz contra la injusticia. La historia ha probado que aquellos que siguieron sus suelos diligente y enérgicamente, con espíritu indomable, nunca fallaron en obtener sus metas”.

Autocontrol (Guk Gi) -  Este último principio es quizá el más importante para todo artista marcial. La confianza y capacidades técnicas y físicas adquiridas durante el entrenamiento, van acompañadas de la inculcación del autocontrol de dichas capacidades, de la responsabilidad y templanza en utilización de dichas enseñanzas. Resulta de vital importancia dentro y fuera del tatami. Una pérdida de control durante el combate puede resultar nefasto para ambos combatientes. Asimismo, la incapacidad del susodicho para conducirse en un momento dado en el colegio, con otras personas o en un futuro trabajo, es también falta de autocontrol, lo que acarrea resultados problemáticos que provocan el posterior arrepentimiento. De acuerdo a lo dicho por el filósofo chino Lao Tse: “La esencia de la fortaleza, consiste en vencerse a sí mismo más que a algún otro”.

Taekwondo como formación física y mental: Beneficios

Dicho lo cual, el Taekwondo aporta por tanto, numerosos beneficios en la formación personal de los jóvenes, tanto física como mentalmente. Primeramente decimos que ayuda en la formación física por la evidente ejercitación que deriva de la práctica del Taekwondo o cualquier otro deporte; en segundo lugar y aún más significativo, ayuda en la formación mental de los practicantes. En el Taekwondo así como otros artes marciales, el aspecto mental y psicológico incide todavía más que en cualquier otro deporte. Tanto taekwondistas de élite como amateurs aprenden a desarrollar sus aptitudes atléticas por medio de técnicas de fortalecimiento mental que les permite lograr ventajas competitivas sobre los rivales, es decir, las diferencias en la capacidad de concentración, de automotivación, y de autoconfianza son factores determinantes para triunfar o fracasar, y esto es extrapolable a la vida cotidiana.

taekwondo_beneficios

Desde el punto de vista físico del practicante, un deporte como el Taekwondo ayuda y mejora, a la larga, aspectos como la flexibilidad, fuerza, reflejos, motricidad, velocidad, resistencia y aumento de su energía y agudización de los sentidos, lo que resulta sumamente favorecedor para su desarrollo y crecimiento.

Desde el punto de vista psicológico y conductual, ha sido evidenciado que numerosos niños practicantes de este arte marcial han mostrado cambios positivos en la conducta, tanto dentro como fuera del entorno familiar. El taekwondo tiene la capacidad de templar el carácter de los niños más agresivos haciendo de instrumento canalizador de la agresividad para no ejercer la violencia y ayudando, a su vez, a controlar otras como la irritabilidad y la ansiedad, pues permite liberar una gran cantidad de estrés. Al mismo tiempo, proporciona una mayor dosis de confianza y automotivación a los más tímidos e introvertidos mejorando, por tanto, su autoestima y la seguridad en sí mismos, fruto de un entrenamiento dirigido a conocer y dominar su cuerpo en el entorno. A colación de lo cual, decir que lo primero que un niño descubre es su cuerpo, todas sus experiencias personales y emocionales serán comunicadas a través del mismo, y el Taekwondo permite al practicante tomar conciencia de cada parte de su cuerpo. Todas puesta en funcionamiento por medio de ejercicios específicos y focalizados a los movimientos del niño. Los momentos críticos de gran tensión y dificultad a los que el joven taekwondista irá enfrentándose en la práctica deportiva, le servirán como experiencia a la hora de afrontar adversidades de la vida cotidiana. Por todo ello, se potencian los niveles de concentración y disciplina, tan útil durante su etapa estudiantil, y en su posterior etapa adulta y trabajadora.

Otra de las grandes ventajas que ofrece la práctica de esta disciplina, es que pese a ser un deporte individual, se persigue inculcarles por medio de determinados ejercicios el compañerismo y la relevancia del individuo dentro de un grupo o equipo, lo que se traduce en un fomento de valores anteriormente citados como el respeto al prójimo, la honradez, la humildad o la lealtad. En esta línea del respeto, el joven aprendiz adquiere unas enseñanzas culturales que le permiten conocer y valorar nuevas costumbres y tradiciones forjando en ellos un carácter de tipo tolerante y solidario.

Los investigadores Pedro Carazo Vargas y Gerardo Araya Vargas con la Universidad Nacional de Costa Rica y la Escuela de Educación Física y Deportes, realizaron un estudio en 2007 sobre el perfil de rasgos psicológicos de hombres y mujeres practicantes de taekwondo donde llegaron a la conclusión de que los taekwondistas, se caracterizaban por ser más extrovertidos en comparación a deportistas de otras modalidades. A su vez, presentaban una mayor satisfacción con sus vidas que los deportistas de potencia de modalidad individual, así como menores niveles de depresión que los deportistas de resistencia y equipo. Otros estudios como el realizado por los catedráticos Shirley S. M. Fong (Institute of Human Performance, The University of Hong Kong, Hong Kong, China), Shamay S. M. Ng (Department of Rehabilitation Sciences, The Hong Kong Polytechnic University, Hong Kong, China) y Louisa M. Y. Chung (Department of Health and Physical Education, The Hong Kong Institute of Education, Hong Kong, China)* demuestra que los que practican de forma regular esta disciplina tienen menos riesgo de sufrir obesidad así como de desarrollar enfermedades crónicas o de caer en la drogadicción.

En definitiva, el Taekwondo desarrolla elementos necesarios a los jóvenes mostrándoles la senda para completar su formación espiritual e individual que les permita integrarse en la sociedad a la vez que se enfrentan a ella, a la vida, a las experiencias que les están por llegar, de forma madura, fuerte, justa y honorable.

* Título del ensayo: “Health through martial arts training: Physical fitness and reaction time in adolescent Taekwondo practitioners”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: